Centro Naa Alveré inicia trabajo para certificar monitores en prevención de violencia contra la mujer

Una gran respuesta tuvo el llamado que realizó el Centro de la Mujer Naa Alveré de Puerto Aysén al realizar la convocatoria para la certificación de monitores en Prevención de Violencia contra la Mujer, que tiene por objetivo articular y fortalecer el tejido social comunitario para la prevención, acogida y derivación de casos de violencia, mediante la capacitación y la participación social activa de vecinas, vecinos, dirigentas y dirigentes de organizaciones funcionales y territoriales, que contribuya a una sociedad responsable de la desnaturalización de la violencia contra las mujeres en nuestro país.

En la oportunidad, la Encargada Territorial de Prevención de Violencia contra la Mujer del centro Naa Alveré, Leslie Bruna, explicó: “esta formación de monitores tiene como objetivo poder incorporar a la comunidad en lo que es prevención de violencia contra la mujer y que estemos todos en función de este objetivo, y que las mujeres que están sufriendo violencia tengan personas dentro de la comunidad tengan alguien cercano en quien confiar para referenciar el lugar en donde se entrega ayuda”.

La profesional además se mostró feliz por el considerable número de interesados en participar de esta capacitación: “estoy muy contenta porque la comunidad ya está visualizando que la violencia necesita un grupo de personas que ayuden a las mujeres; la mayoría de los participantes son mujeres, esperamos que se unan más hombres a esta formación de monitores, ya que se piensa que todas las actividades que se realizan en el Centro de la Mujer son para mujeres y eso no es correcto”.

Una de las participantes es la locutora y dirigente del mundo del folclor en Puerto Aysén Cecilia Mayorga, quien dijo estar feliz con la iniciativa. “La motivación está desde hace bastante rato, pero por tiempo no se podía. Encontré la información en el Facebook y me contacté para participar, ya que pertenezco a agrupaciones en donde la gran mayoría son mujeres y entonces uno necesita tener mayores herramientas para apoyar en el caso que se presente algún problema con las mujeres”, puntualizó.

Otra de las participantes es la joven estudiante de la carrera de trabajo social, Bárbara Millao, quien considera que este tipo de herramientas son necesarias para prevenir la violencia: “mi motivación principal es ver cómo uno puede ayudar a las mujeres, cómo darse cuenta que una mujer está siendo maltratada, ver en caso de vecinos, amistades y de la propia familia, y es bueno saber que puede hacer uno si ve maltrato, y es una muy buena iniciativa y ojalá se pueda ayudar a muchas mujeres de Aysén que están en silencio”.