Centro de la Mujer finaliza con éxito mes contra la no violencia

Enmarcado en la conmemoración del “Día internacional de la Mujer”, el Centro de la Mujer Naa Alvaré realizó diversas actividades e iniciativas durante todo el mes de marzo, con el objetivo de difundir el mensaje preventivo de la no violencia contra la mujer.

Apoyado por la Ilustre Municipalidad de Aysén, la campaña buscó sensibilizar a la población sobre uno de los flagelos de la actual sociedad, que impacta a todos y donde ninguna está ajeno a esta situación.

Una de las actividades que dio cierre a este mes de la no violencia, fue una mesa de trabajo para planificar el plan de trabajo y la estrategia a desarrollase este año 2018, al respecto Lesli Bruna, Encargada Territorial de Prevención del Centro de la Mujer Naa Alveré, entregó más antecedentes al respecto, “esta mesa en contra de la mujer, es una actividad que realizamos a lo largo de todo el año y que tiene como finalidad, activar a la red contra la no violencia, donde participan diversas instituciones públicas y privadas con la finalidad de erradicar la violencia, prevenir y sancionar, por medio de protocolos, generando instancias de protección para las mujeres.”

Finalizada la jornada, Bruna aprovechó la instancia para enviar un mensaje a la comunidad “la violencia que más predomina es la violencia intrafamiliar. La violencia no se puede clasificar por edad ni grupo social, ya que está presente en todos los niveles socioeconómicos. Tanto una mujer de escasos recursos económicos como una mujer de altos recursos sufren violencia. Aun, mujeres muy preparadas con título sufren violencia; esta mes realizamos diversas actividades con el fin de sensibilizar a la población, de hablar sobre este tema”.

Dentro de las conclusiones de esta campaña destacó:
Reconocer y salirse del ciclo: El problema de la violencia contra la mujer es que muchas veces ocurre en su entorno natural, dentro del hogar, en su familia o en su trabajo. ¡Hay mujeres que están siendo maltratadas y ni siquiera se dan cuenta! Solo sienten que son inferiores, actúan con inseguridad y miedo y todo es parte del mismo ciclo. Entonces, lo primero es reconocer que existe la situación y lo segundo, por duro que sea, tomar la decisión de salirse del ciclo vicioso. Nadie ha dicho que será fácil, pero es posible.
Denunciar: Ser objeto de violencia puede dar mucha vergüenza y también hay un estigma que impide que las mujeres denuncien cuando son maltratadas. La sociedad tiende a juzgarlas: “¿qué habrá hecho esa mujer para que la traten así?”. Aun así, es importante denunciar a cualquier persona o institución que ejerza violencia.