Escuela Básica Ribera Sur reconoció a su comunidad educativa a través nueva versión de la ceremonia “Cuadro de Honor”

En comunidad se desarrolló una nueva versión del tradicional Cuadro de Honor de la escuela Básica Ribera Sur, en Puerto Aysén, quienes a través de esta actividad -que este año tuvo como tónica la proyección de sus estudiantes en el ámbito profesional, a través del contexto de la película “Volver al futuro”-, buscó relevar el compromiso de todos y cada uno de quienes son parte del establecimiento educacional municipalizado.

Es así que durante el transcurso de la ceremonia -a la que asistieron autoridades locales y provinciales-, fueron reconocidos los alumnos y alumnas por sus diversas capacidades y talentos. Desde mejor rendimiento, aquellos que representan el espíritu Ribera Sur y las familias que encarnan los valores como escuela, fueron algunas de las categorías destacadas.

El momento más emotivo de la instancia, desarrollada en recinto deportivo Polideportivo 21 de Abril, se vivió tras la proyección de un video, en que de manera sucinta se dio cuenta de la labor de don Juan Cuyul, asistente de la educación, quien fuese parte fundamental de la escuela desde sus inicios, y quien durante este 2022, tras una vida dedicada a sus funciones, se acogerá a un merecido descanso a través del retiro voluntario.

De esta manera, en la instancia se le entregó una placa, la cual formará parte del recinto educacional, específicamente en el hall de acceso, y que llevará su nombre. Esto, como muestra de agradecimiento a este funcionario, que es parte de la historia de la escuela desde sus cimientos en estos 33 años de vida.

“Felices, orgullosos. Especialmente por don Juanito. Es necesario poder reconocer de alguna manera todo su esfuerzo, compromiso y cariño en todos estos años. Ha visto pasar muchas generaciones en nuestra escuela y claramente representa lo que somos como tal”, manifestó el director del establecimiento, Edgar Cáceres.

“El objetivo de esta ceremonia es celebrar a nuestros niños, y en ese intertanto continuar en el trabajo conjunto con las familias y mantener uno de los grandes logros que hemos recibido en 2022-2023, como es el sello de excelencia”, indicó el directivo, agregando que “esto se da porque nos creemos una gran escuela, a pesar de que como dice el dicho nos vestimos con ropas viejas, pero el espíritu es joven y eso hay que potenciarlo. Nosotros no solamente queremos destacar haciendo cosas novedosas, haciendo intervenciones urbanas. Sino que nos queremos destacar en lo que estamos haciendo en el aula, y ahí es donde queremos hacer el punto de inflexión, con todo lo que significa el trabajo colaborativo con los jardines infantiles, y muy especialmente con la escuela Despertar. Todo esto implica un gran compromiso, y estamos trabajando de manera bien profunda, pero cuesta. Es un trabajo que todavía está en pañales, pero que está dando un paso a la vez, un paso firme y eso nos mantiene motivados y felices”.

En la actividad, además se dio cuenta de la renovación de los símbolos institucionales, como la insignia. La cual durante un proceso interno fue sometida a un concurso de dibujo en que participaron los estudiantes, siendo premiados en la ocasión los tres mejores diseños, que serán adaptados próximamente, de modo de gestar el futuro símbolo institucional. “Renovaremos colores, y una de las grandes sorpresas es que tendremos una mascota como escuela que, por elección de nuestros alumnos, será el puma. La que nos acompañará en las distintas actividades, como las artísticas, científicas y deportivas, para ir formando una identidad propia”, finalizó Cáceres Mansilla en este evento que buscó una vez más encarnar el slogan institucional, “más que una escuela, una familia”.