Conversatorio del programa HEPI visibiliza desafíos en políticas inclusivas e institucionales sobre el espectro autista en Aysén

Esta semana tuvo lugar el Conversatorio de Concienciación del Espectro Autista, encuentro que dio pie a la recopilación de antecedentes sobre casos y experiencias en la comuna desde diversos frentes.

Como una manera de sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de las diferencias e inclusión, el programa de Habilitación de Espacios Públicos Municipales Infantiles (HEPI), perteneciente al Subsistema Chile Crece Contigo y ejecutado por la Municipalidad de Aysén, lanzó durante la semana el Conversatorio de Concienciación del Espectro Autista, iniciativa que congregó a profesionales de la salud, educación y autoridades de la Delegación Presidencial.

Tras apoyar a familias en el proceso de retorno a clases, la coordinadora del programa HEPI, Pilar Iturra y su par, Nataly Bórquez, técnica en educación diferencial, encontraron un punto donde la interiorización de la sociedad es fundamental. “Esto partió con haber recibido muchos usuarios en el programa con distintos diagnósticos, pero no con un diagnóstico claro”, comentaron las funcionarias resaltando la necesidad de un periodo de transición en niñas y niños con Condiciones del Espectro Autista (CEA).

De ahí nace la inquietud por una estimulación temprana de habilidades que permitan la reinserción en establecimientos educacionales o jardines, y que como programa después de meses de trabajo, llevó a la formulación del Conversatorio de Concienciación del Espectro Autista con la participación de personeros provenientes del servicio público. La idea, en palabras de Iturra es “ver dónde estábamos fallando como sociedad en este proceso”, por lo que continuarán con la generación de prácticas en torno a encuentros, pero ahora con la información analizada a partir de los datos levantados.

“La palabra autismo siempre va ligada de la palabra inclusión”, manifestó Marjorie Aravena, presidenta de la Agrupación Patagonia del Espectro Autista, que desde su fundación en 2016 ha extendido vínculos con otros colectivos en la búsqueda de otorgar herramientas a madres y padres. De acuerdo a la titular, hay un desconocimiento en la materia, lo que repercute en espacios para el desarrollo óptimo de jóvenes CEA.

“Nos hemos visto enfrentados al desafío desde la carencia del área de salud, pasando por la de educación y cómo se apoya a la familia”, profundizó Aravena, aclarando que las personas CEA tienen una condición, una neurodiversidad, y que deben cambiarse los arquetipos construidos alrededor de ellas, así como la voluntad para la ejecución de proyectos y metas que vayan en directo beneficio de sus familias e involucrados.

A lo anterior, se añaden las palabras de la concejala Tatiana Villaroel, rescatando lo expresado en la apertura por el representante del Ejecutivo en la Provincia de Aysén, Jorge Salfate. “No hay que buscar que los niños o las personas TEA (Trastornos del Espectro Autista) sean incluidas, sino que el resto de la sociedad tiene que aceptarlos como son. Somos todos personas iguales, pero a la vez diferentes”, señalizó la autoridad municipal para poner sobre la palestra la sensibilización ciudadana.

Asimismo, agregó que conversatorios como el ocurrido, además de visibilizar qué es el espectro autista, “sirve para generar estas redes tan buscadas por las familias; redes de apoyo con profesionales, pares, red educativa, que son quienes desde la primera infancia empiezan a trabajar para entregar herramientas no sólo a los pequeños y pequeñas, sino también a mamás, papás y cuidadores”.

Por otra parte, la educadora diferencial de la Escuela Poetisa Gabriela Mistral, Angelina Sandoval, manifestó que no debe acotarse a la niñez, es necesario pensar los lineamientos desde las diversas etapas de la vida. “Nos encontramos en contextos laborales con personas que son distintas y no sabemos cómo relacionarnos. Creo que también hay un tema de paciencia, como comunidad estamos viviendo en un mundo tan rápido, donde en realidad no nos preguntamos del uno por el otro”, detalló al mismo tiempo que puso la empatía y el afecto al centro de cualquier acción.

A la escucha de todas las voces, el municipio porteño a través del programa HEPI y sus profesionales, continuará reforzando espacios como el Conversatorio de Concienciación del Espectro Autista. “Es necesario que hagamos la bajada de la información y sigamos haciendo conversatorios en distintos lugares porque no sólo se va hacer aquí en Aysén, tenemos ganas de replicarlo en Mañihuales, en Islas Huichas y también en Puerto Chacabuco”, puntualizó Iturra.