Parentalidad y crianza es ejecutado como programa piloto en Puerto Aysén

Nuevo programa se está desarrollando en 12 comunas a nivel país, y busca apoyar a padres, madres y cuidadores en la crianza de niños y niñas.

Con el fin de acompañar, apoyar y guiar a padres, madres y cuidadores respecto a la crianza de niños menores de 10 años, este sábado se llevó a cabo la segunda sesión del recientemente instaurado “Parentalidad y Crianza”, ejecutado por la Ilustre Municipalidad de Aysén, a través de la Oficina Local de la Niñez.

El programa es parte de un proyecto piloto que desarrolla la Subsecretaría de la Niñez, por intermedio del Subsistema Chile Crece Contigo en doce comunas del país, y que utiliza la metodología Triple P -Programa de Parentalidad Positiva- como parte de su estructura.

Esta metodología apunta al cuidado y la crianza de los niños y niñas, a través de la búsqueda de prevención, así como tratar los problemas emocionales, sociales, de conducta y de salud mental de los pequeños y fortalecer las capacidades y la confianza de los adultos responsables.

La iniciativa se ha aplicado en diversos países y está basado en evidencias. Es decir, cuenta con resultados medidos antes y después de su implementación, demostrando su impacto en áreas tan fundamentales como son menos ausentismo escolar y problemas de conducta en la sala de clases, menos problemas emocionales y de conducta, reducción de riesgo de conducta antisocial y problemas de salud mental, entre otros.

A nivel local, el equipo está compuesto por tres gestoras de casos, quienes trabajan con las familias por un periodo de cuatro meses, a lo que se suma dos meses de seguimiento. Además, se cuenta con el servicio de Terapia Familiar, en que dos terapeutas trabajan con dichas familias durante cinco meses, con seis meses adicionales de seguimiento.

Asimismo, dichos profesionales se han estado capacitando en diversas metodologías y niveles de apoyo a la crianza. De este modo, durante el periodo de implementación, padres, madres y cuidadores podrán acceder a acompañamiento a través de charlas masivas, talleres grupales y/o sesiones individuales.

El proceso de instalación será de carácter gradual, dado que en una primera fase se busca la prevención de vulneraciones de derechos hacia los niños, niñas y adolescentes a través de la detección de factores de riesgo y la realización de acciones atingentes y oportunas para su mitigación.

Cabe señalar que tras el término de este primer año de convenio, éste será reactivado hasta cumplir los tres años iniciales.